NOTICIAS - REPORTAJES

   

       del sitio web del Fondo de Evangelización

 
 REPORTAJE 1  1

NOTICIAS - REPORTAJES

NOTICIASNOTICIAS.html
INICIOBIENVENIDA.html
NOTICIASNOTICIAS.html
INICIOBIENVENIDA.html
REPORTAJE 2REPORTAJE_2.html
REPORTAJE 3REPORTAJE_3.html
  1. HISTORIA DE UNA IGLESIA


  2. Para ofrecer un testimonio sobre los acontecimientos que dieron origen a la creación de la Iglesia Evangélica de Castiñeiras - Carreira, tuve que recopilar episodios y anécdotas relatadas por creyentes y por no creyentes desde que inicié mi andadura por los caminos cristianos.

  3. A fines del siglo pasado, por el año 1892, se había establecido como panadero un señor llamado Antonio, venido de algún pueblo de la provincia de Pontevedra. Este hombre fijaba su residencia en una casa muy cercana al templo parroquial de Riveira, en el mismo centro del pueblo.

  4. El señor Antonio era un cristiano muy ferviente y a cuantos iban a la panadería les hablaba la Palabra de Dios.

  5. No pasara mucho tiempo sin que las fuerzas religiosas del pueblo se dieran cuenta que el panadero era un protestante muy activo y que había que emprender batalla contra él para hacerle la vida imposible, con todos los medios al alcance para exterminarle. Desde ese momento, el fiel cristiano ya tomaba su cruz, como ya el Maestro lo había predicho y ha llevado su cruz hasta no poder más. Pero la santa semilla ya quedaba en Riveira para dar fruto imperecedero, que ya no podían ahogar los medios humanos.

  6. Tiempo andando, el fiel creyente tuvo que sacudir el polvo de sus zapatos, pero fue un acontecer tan fecundo que en su vuelo de águila dejaba las huellas de la verdadera paz.

  7. Después de todo esto, ya se alquilaba en Riveira una sala para predicar el evangelio, patrocinando los cultos el pastor de Marín D. Cecilio el inglés (cuyos apellidos no recuerdo) Hoile. Más tarde ya se fijaba en Carreira la residencia Evangélica, predicando allí.

  8. Cuando se construyó la capilla de Castiñeiras ya se contaba con una buena pléyade de creyentes entusiastas y sacrificados, dispuestos a dar su más preciado sudor para el triunfo del Evangelio en la comarca. Entre los valientes hermanos se hallaban unas dos familias de artistas de la piedra, los cuales no rehusaban trabajar de sol a sol para que las paredes de sillar fuesen levantadas cuanto antes. Después vinieron carpinteros de la parte de Marín, que, con maderas de tea y de castaño venidas de fuera del país, fueron consolidando el edificio.

  9. Debo hacer constar que dado el celo de los creyentes que eran columnas de la iglesia, al construir o dividir las habitaciones de sus casas siempre dejaban un salón para los cultos.

  10. Cuando la capilla estaba para habitarse la ocupó el pastor D. Jorge Conde (inglés), que dirigiera las obras.

  11. Y ahora empezamos con relatos anecdóticos: Cuando llegó el barco que traía los muebles al puerto de Riveira se juntó mucha gente. Al saber que eran protestantes, las personas dueñas de los muebles y una persona que se adelantó a dar la noticia a otros vecinos, les dijo muy entusiasmada: "Ya llegaron los protestantes al muelle, y traen una cola muy larga tras ellos”. Después, cuando aquellas vecinas se lo fueron a decir a otras, les dijeron: “Y traen un rabo muy largo, según nos dijo fulana”.

  12. Aquí es curioso observar como la palabra cola es traducida en rabo, y la consecuencia de ello fue quedar en la mente de muchos que los protestantes tenían rabo, ridiculizando así, como en otras muchas cosas, el nombre de los mensajeros de Dios.

  13. Después, cuando ya cargaron el carro de bueyes con los muebles, caminando por el viejo camino, antes de hacer la carretera, al llegar al lugar de la Roda, cuya curva tenían que tomar para dirigirse a la capilla, un grupo de mujeres se acostaron en el camino, obstaculizando así el paso del carro que los pacíficos bueyes transportaban.

  14. Cuando ya se hacían los cultos en la capilla, una mañana no había manera de entrar en el templo, pues todos los enemigos del evangelio en el pueblo habían juntado todas las evacuaciones nocturnas y las fueron a arrojar en torno al edificio, de tal manera que hacía difícil y sucia la entrada.

  15. De todo esto dieron cuenta los hermanos a las autoridades correspondientes, las cuales citaron a personas de uno al otro lado. Cuando una mujer mayor tuvo que comparecer como testigo, el señor juez le preguntó: ¿Vio usted mucho excremento? La señora contestó: "Escaramento non señor, pero do demáis había a carros".

  16. Entre todos estos aconteceres sucedieron muchas cosas: A los evangélicos no se le compraba el pulpo para que así pereciesen; pero un señor que negociaba en aquella mercancía iba a media noche a recogerles toda la pesca al lugar de los pinares de La Garita, haciendo así triunfar el Evangelio.

  17. Mientras estas cosas y otras sucedían, también quiero anotar que una noche que se hacía culto en la casa de un creyente arrojaron sobre el tejado una granizada de piedras, para atemorizar así a los creyentes allí reunidos.

  18. Tampoco debo olvidar la valentía de un joven creyente que se negó a presentar armas ante el altar solemne de la misa, con las consecuencias que el caso exigía.
  19. Entre los episodios diversos también debo consignar uno que tiene aspectos interesantes: Un puñado de hombres y mujeres creyentes sostuvieron una controversia con gentes en la plaza del pescado, sosteniendo que la madre del Señor tuvo más hijos después de él. A consecuencia del caso tuvieron que comparecer ante el tribunal del juzgado de Noya, yendo atados codo con codo hasta la Puebla del Caramiñal, en cuyo calabozo tuvieron que pasar la noche, con los consiguientes insultos de personas beatas.

  20. Y una cosa más voy a recordar por lo chocante del caso: El cura de Carreira, llamado "perra chica" por lo minúsculo que era su persona, tomando un grupo de rapaciños de la parroquia, se situó ante una casa de creyentes de aquel distrito y empezaron a cantar: "En las puertas del infierno hacen zapatos para los protestantes que andan descalzos. Viva María, viva el Rosario. Viva santo Domingo que lo ha fundado", y así hasta que se cansaban aquellos rapaciños, que nunca sus pies habían abrigado con unas zapatillas.


  21. A MANERA DE EPILOGO

  22. Además de lo que dejamos consignado quedan más sucesos para considerar en el proceso de esta historia: Los unos de relativa importancia, y los otros, también. Pero después de tener en cuenta lo que entendemos por primer origen de nuestra congregación, también es de importancia suma el advertir cuánto valor tiene el testimonio de un creyente cuando es investido del poder del Espíritu Santo, cuando en nosotros se produce el menosprecio a todo negocio temporal, para superarlo con la proclamación del Evangelio de Dios.

  23. Pero aquí queda más para meditar cuánto fruto puede producir la semilla de un grano de mostaza cuando esta cae sobre tierra fecunda.

  24. Cuando regalamos un tratado o hablamos del Evangelio creemos que esto no tiene importancia porque nos olvidamos que esto pertenece a los designios de Dios. Todo creyente puede tener mucho de esta experiencia. El que todo esto escribe se queda pasmado cuando se para escrutando todo el origen de su conversión, y comprende lo mucho que puede valer un tratado, unas palabras y un testimonio, cuando todo esto va regado con las bendiciones de Dios.

  25. Porque todas estas cosas las entiende así, es por lo que ha escrito, con humildad, cuanto pone a disposición de todos los queridos amigos.

  26. Agustín Fernández Oujo

  27. Avilés, Mayo de 1978


  28. Las fotos son del cementerio evangélico de Carballosa, un pueblo de la zona alrededor de Castiñeiras-Ribeira (A Coruña). Como se ve, ahora está muy 'decentito'. Las obras de reparación y de adecentamiento fueron sufragadas por la iglesia de Castiñeiras-Ribeira. El Ayuntamiento de Porto do Son participó en el acto de inauguración de las obras, representado por el alcalde en persona.

  29. Es muy interesante la lápida de un hermano sepultado allí, con la leyenda en castellano-gallego de la zona.


 
REPORTAJE 2REPORTAJE_2.html
REPORTAJE 3REPORTAJE_3.html