Carmen Currás López

OBREROS

LUIS PEDREIRA PEÑA

    El Señor permitió que yo naciese en 1945 en la ciudad del Ferrol. No tuve una infancia normal. Desde los cinco años hasta los doce crecí en hospitales y sanatorios. Ferrol, Ceuta, Jerez de la Frontera, La Coruña y Gijón fueron las ciudades donde sufrí mi infancia. Pero Dios, que es rico en misericordia, me libró de mi prisión hospitalaria a los doce años, después de haberme librado, también, de muerte segura en varias ocasiones.


    Pude ingresar, por fin, en la única Escuela Primaria que conocí. No sabía sumar bien pero a los catorce años me concedieron el Certificado de Estudios Primarios. Por ese entonces, yo ya me había convertido - debió ser cuando tenía 11 años - por el testimonio de mis padres, creyentes recientes.


    De la Escuela Profesional de Revillagigedo, en Gijón, fui expulsado porque la regían los Jesuítas y yo no iba a misa. Estudiaba allí porque allí se preparaban los aprendices de la Fábrica Siderúrgica Moreda, donde mi padre estaba colocado. El Señor me ayudó para poder seguir estudiando por la noche en el Instituto Nacional Jovellanos, trabajando durante el día. Aprendiz de escayolista, pinche de carnicería, administrativo en las oficinas de Talleres Fanjuí y delineante de la empresa de Perfiles Laminados INDUSLA S.A., fueron mis ocupaciones hasta los 24 años.


    Mi juventud transcurrió en comunión con los hermanos de la iglesia en C/ Prendes Pando de Gijón. Allí fui bautizado. Fue en esta congregación donde el Espíritu comenzó a despertar mi conciencia a las realidades del Reino. Guardo profunda y sincera gratitud hacia muchos hermanos que crearon allí el clima que favoreció mi dedicación.


    Durante mi trabajo como delineante pude combinar mi tiempo ayudando a un colportor catalán, Joaquín Moragrega, que vivía y creo que todavía vive en la ciudad de Oviedo. Un querido hermano que ya está en la gloria y que fue un ángel del Señor para mí: Bonifacio Lobato, me prestaba su furgoneta Citroén 2 CV con la que podía viajar de Gijón a Oviedo para llevar a Joaquín por las ferias de Asturias, ya que él no tenía vehículo entonces.


    También me permitió el  Señor colaborar durante varias años con campamentos evangélicos infantiles de verano (que entonces no había muchos), en Galicia y en La Granja de San Ildefonso en Segovia...


    En Madrid. Al comienzo del año 1968 asistí a un Cursillo Intensivo de C.E.B. que dirigía nuestro querido y recordado hermano D. Ernesto Trenchard, y a partir de 1969 permanecí en Madrid al lado de este entrañable hermano y maestro, hasta el día de su partida con el Señor en la primavera de 1972, fue ésta una etapa de mi vida que siempre agradeceré al Señor. Además de todo el equipo de C.E.B., el Señor empleó a queridos hermanos como Pedro Inglés y Francisco Utrilla para liberarme de todo complejo. Era al final del verano en 1972 que me trasladé a Valladolid invitado por nuestro querido hermano Eric Bermejo para colaborar en el Centro de Difusión Bíblica que él había iniciado y que fue el motor de las famosas Campañas de Toro en Castilla hasta el año 1976. Compañero excelente de aquellos años de labor fue Fernando Blanco Aguilar, fiel hermano aragonés, del cual se pueden aprender en vivo importantes lecciones de servicio y modestia.


    La encomendación. Fui encomendado a la Obra del Señor por la Iglesia en C/ Olmedo en Valladolid el 14 de abril de 1973. El 1 de enero de 1974, Carmen y yo contrajimos matrimonio en Ares (La Coruña).


    Pero como el diablo no descansa, nuestro querido hermano Eric Bermejo y su familia tuvieron que salir para Inglaterra en 1976, después de 16 años de incansable ministerio residiendo permanentemente en nuestro país.


    Fui a un lugar céntrico de Galicia donde el Señor nos dirigió en el año 1978 para continuar allí con mi vocación de colportorado. Cinco años en Ramallosa y después en Santiago de Compostela.


    El trabajo de colportorado exige todo el tiempo, pero la situación de las iglesias en Galicia con las que estuve en permanente contacto carecían de enseñanza bíblica, labor ésta que también exige todo el tiempo. Uno y otro aspecto de la Obra han ocupado estos últimos años. Aunque lo único bien hecho en este campo lo ha realizado el poder y la misericordia de nuestro Dios.


    La fiel provisión divina. Además no hubiera resistido ni la mitad a no ser por Carmen esposa y madre singular a la que el Señor reserve un lugar de dignidad en su Reino. Nueve hijos y un marido cuidados con esmero y diligencia durante más de treinta años, sin garantía de recursos humanos, pero administrando siempre la provisión del Señor. Siete hijos quisimos tener y dos nos fueron otorgados de bendita propina. Y es que complicarse la propia vida por dar vida a otros, es un privilegio divino que no siempre apreciamos debidamente, pero que nuestro Dios realizó con cada uno de los humanos a pesar de conocer el precio que tendría que pagar por ello.


    De nuestros hijos, los cinco mayores son ya discípulos del Maestro. Quiera el Señor que en su Escuela lleguen a ser maduros y útiles para su reino, aunque no ceso de rogar a Dios por ellos porque viven en un mundo que está podrido. Hasta ahora todos han ido bien en salud, estudios, etc. Os ruego que oréis por ellos.


    En cuanto a la Obra en el ámbito de las asambleas de hermanos, entiendo que hemos de volver a poner todo nuestro énfasis en la Palabra  de  Dios;  volver a  ser novotestamentarios y abandonar tendencias tradicionalistas y de carácter denominacional.

BIENVENIDA.html

Lugar de Nacimiento: Ferrol
Fecha de Nacimiento: 1945

Estado: Con el Señor
Lugar de residencia:
En la Casa celestial.

Hijos: 9

LUIS PEDREIRA

OBREROSOBREROS.html
INICIOBIENVENIDA.html
TESTIMONIO DE VIDALUIS_PEDREIRA_files/TESTIMONIO%20DE%20VIDA_1.pdf

    El Señor llamó a su presencia a su siervo Luis Pedreira Peña el 25 de Abril de 2.017. ¡Qué privilegio tienen los salvos por Jesús de pasar con libertad a las moradas de Dios!. Aunque dejan huecos de vacío y de dolor, pero ellos pasan a recibir su preciosa herencia, aquella que les donó su Salvador.

  1. D.Luis Pedreira pasó el 25 de Abril de 2.017 a la presencia del Señor