Luis y Esmeralda de Miguel


    Esmeralda nació cerca ya de los 70, un año después que Luis; los dos en Soria. Pero no sólo fueron a distintos colegios, sino que tomaron caminos muy diferentes. Básicamente Esmeralda fue una “buena chica”: deportista, sana y voluntaria de Cruz Roja, mientras que Luis tomó derroteros menos recomendables... En aquella época, no tenían nada en común más que el ser buenos nadadores y apellidarse “de Miguel”.


    Sin embargo, no fue la natación ni tampoco el instituto en el que coincidieron, lo que llegó a unir sus destinos inseparablemente. Primero fue la fe en el Señor, que cada uno abrazó (primero él y luego ella) con la necesidad de un corazón perdido, el asombro del que oye por vez primera, el entusiasmo de la adolescencia y el compromiso aprendido de los Utrilla. Y poco tiempo después los vino a unir inseparablemente el amor apasionado y afortunadamente correspondido de él hacia ella y de ella hacia él.


    Fue aquella una etapa hermosa de despertar espiritual, de canciones, campamentos, cultos, partidos de fútbol, campañas, estudios, amistades... Y en especial, la casa de Francisco Utrilla y Antonia, que fue para ellos un huerto bien cavado y regado con amor, ejemplo, oración, “cola-caos”, galletas y mucha Biblia, lo cual puso el fundamento para lo que habría de edificarse después.


    Con sólo 19 años, Luis marchó a Ávila a buscar trabajo, a ayudar a los Utrilla y a ir preparando su nido. Fue una etapa turbulenta y complicada, pero no pasó mucho tiempo antes de que Esmeralda y él vieran cumplido su deseo de casarse. Pusieron así en común no sólo su tiempo, su escaso dinero y su destartalada vivienda, sino también sus metas y su objetivo de servir juntos a Dios. Y el Señor les dio entonces el privilegio de que su familia fuera una de las piedras del cimiento de un testimonio cristiano en esta ciudad amurallada de rocas y de prejuicios.


    No fue fácil en este erial espiritual que es la tierra de Ávila, ver consolidado el testimonio del evangelio. ¡Que se lo digan a los Utrilla! Pero el Señor lo ha hecho. Y en ese proceso usó los dones de Luis y Esmeralda, curtió su carácter, probó su fidelidad y fortaleció su fe. En esos años Luis fue levantando un negocio de informática a base de mucho trabajo y grandes hipotecas, el lazo de colaboración con la iglesia de Soria se mantuvo, y el Señor fue añadiendo al grupito de abulenses que se convirtió al principio, a otros hermanos de fuera y a un montón de niños, de los cuales Elisabet fue la primera y entre los que hay otros cuatro “de Miguel”: David, Ana, Sara y Raquel... Una familia numerosa que es una de las responsabilidades primordiales y uno de los desafiantes proyectos en los que nuestros hermanos tienen la vida comprometida.

Lugar de Nacimiento: Soria

Fecha de Nacimiento: 13-08-1966

Estado civil: Casado con

Esmeralda de Miguel

Lugar de residencia: Ávila

Hijos: Elisabet, David, Ana, Sara, Raquel.

e-mail: luis@avilavirtual.com

OBREROS

LUIS DE MIGUEL

BIENVENIDA.html

LUIS DE MIGUEL

OBREROSOBREROS.html
INICIOBIENVENIDA.html

    En 1991 Luis fue reconocido anciano de la iglesia, y formó el consejo junto a Francisco, el que había sido su nodriza, su pastor, su maestro y, en cierto modo, también su “domador”. Por nueve años compartieron este ministerio en Ávila, hasta que el Señor se llevó a aquel Elías.

    En esos años son de destacar la organización y dirección del campamento de evangelismo y visión misionera en el Valle del Tiétar y la construcción de diferentes sitios en Internet para estudios bíblicos y evangelización. Más recientemente comenzó el discipulado de varios grupos de creyentes en el punto de obra pionera de Almazán (Soria), que con el tiempo fue creciendo y consolidándose.


    Con el tiempo, aquella aspiración antigua y largamente madurada por la pareja de servir al Señor a todo tiempo, iba tomando cuerpo. Finalmente, se hizo ineludible tomar una decisión según aumentaba el tiempo y el esfuerzo que su negocio demandaba, a la par que el ritmo de servicio en la Obra de Dios iba creciendo. No era posible ya compaginar ambas cosas. En principio Luis subarrendó su negocio, perdiendo ingresos pero ganando tiempo para el ministerio; pero por fin, dejaron del todo sus redes, como era su deseo.


    Así que, el día 19 de febrero de 2005, las congregaciones de Ávila y Soria se unieron para encomendar formalmente a nuestros hermanos a la obra del Señor a pleno tiempo.


    En la actualidad: Siguen desarrollando su ministerio principalmente en Ávila y su provincia, donde tienen el deseo de ver fundadas nuevas iglesias para la gloria del Señor. A finales del 2005 comenzaron un punto de testimonio en Sotillo de la Adrada, una población a 70 km de la capital, donde atienden a un pequeño grupo de creyentes y simpatizantes. Recientemente comenzaron otro punto de testimonio en el Barraco, población a mitad de camino entre Ávila y Sotillo.

La familia al completo

    Su compromiso abarcó muy amplios campos de ministerio para los que el Señor capacitó de los dones necesarios: pastoreo, enseñanza de la Palabra, preparación de materiales didácticos, organización de campamentos y campañas, consejería, hospitalidad, evangelización...

TEMAS DE ORACIÓNLUIS_DE_MIGUEL_files/Circular%20Luis%20y%20Esmeralda%20de%20Miguel%20%28Avila%29.pdf
TEMAS DE ORACIÓNLUIS_DE_MIGUEL_files/Circular%20Luis%20y%20Esmeralda%20de%20Miguel%20%28Avila%29_1.pdf