Antonia Moreno Alonso

OBREROS

ANTONIA MORENO ALONSO

    Nací en 1936 en un pueblo pequeño de la provincia de Segovia. Unos años antes de nacer yo, unos hermanos ingleses habían estado predicando el evangelio por aquellos lugares, aunque de forma esporádica. Mientras hubo libertad la mayoría de los del pueblo escuchaba de buena gana y algunos hasta testificaron de haber creído al evangelio. Pero luego vino la guerra y con ella las pruebas. Un tío mío fue asesinado en Navaluénga (Ávila) por predicar el evangelio en su casa. Así que todos, excepto mi madre, se volvieron atrás en cuanto a su fe. Mi padre incluso nos hizo bautizar en la iglesia católica, entonces mi hermano ya tenía 5 años y yo sólo unos meses.

 

    Por este motivo yo ya conocía la Palabra de Dios desde niña. Por mi madre aprendí a amarla y también a respetar y a temer a Dios. De esto estoy muy agradecida ya que me ayudó a organizar mi vida aun antes de convertirme a Cristo.

 

    Pero fue cuando decidí entregar mi vida para seguir al Señor que encontré el verdadero estímulo para vivir. Entonces tuve la fuerza, la alegría y el gozo que me movían a testificar de Él. Esto fue a los 19 años. A partir de entonces estuve asistiendo a una iglesia en Mollet del Vallés (Barcelona) durante dos años.

BIENVENIDA.html

Lugar de Nacimiento: Segovia Fecha de Nacimiento: 1936

Estado civil: Viuda

Lugar de residencia: Soria

Hijos: Ninguno

TEMAS DE ORACIONANTONIA_MORENO_files/ANTONIA%20MORENO.pdf

  En mis primeros tiempos no tuve un crecimiento espiritual notable, entonces trabajaba unas 14 horas diarias y en la iglesia en donde estaba sólo había un culto a la semana; tampoco disponía de un método de estudio bíblico adecuado. Pero en seguida sentí la necesidad de saber más de Dios, en mi interior tenía un fuerte deseo de conocer más de Él. Entonces el Señor me dio un trabajo en Barcelona. Ya allí pude asistir a diferentes reuniones de estudio bíblico.

Locales de Soria y Ávila

  Lo que determinó y confirmó mi fe fue el poder acudir los sábados al hogar de los Sres. Trenchard. Yo estaba con ellos desde la mañana a la noche como una más de la familia uniéndome a la actividad que tuvieran. Allí conocí a muchos hermanos fieles, extranjeros y nacionales, que servían al Señor con gozo. Aprendí mucho de los estudios que allí teníamos. Teníamos un estudio por la mañana a cargo de doña Gertrudis para unas cuantas jóvenes (Recuerdo perfectamente el estudio del primer día sobre el capítulo 10 de Marcos y el tema del matrimonio como institución divina, y lo que Dios manda a las esposas). También teníamos otro estudio por la tarde a cargo de D. Ernesto. Todo ello fue aumentando mi deseo de servir al Señor.

Luego conocí a Francisco Utrilla. Desde que nos hicimos novios siempre hicimos planes para cuando saliéramos a la obra. Nuestro mayor deleite era prepararnos para ello sirviendo en la iglesia en todo lo que podíamos y en lo que los ancianos nos sugerían.

Iglesia de Soria

    Después de unos dos o tres años nos casamos. Quiero decir muy alto que todo lo que Dios dispone para los que le aman a Él es hermoso y bueno. Fui muy feliz siendo la ayuda para mi esposo. Reconozco que a veces no entendía ni veía claro lo que él disponía, pero, después de un tiempo vi con agradecimiento que me fue bien el obedecerle, tanto antes de salir a la obra como después.

 

    Salimos a la Obra el primero de febrero de 1972, de la iglesia en C/ Teruel, 22 Barcelona. Fuimos enviados a Igualada a un pequeño grupo que se reunía en Carretera Manresa, 13. Tiempo más tarde colaboramos también con la iglesia en Vic (Barcelona) ayudando a la iglesia en C/ Tolrá, 54 en Barcelona en la cual habíamos estado ya antes de salir a la Obra.

 

    Una vez terminada nuestra tarea en Igualada nos trasladamos a Soria, donde Dios levantó otra nueva iglesia local en un terreno difícil. Nuestra trabajo se extendió a Guadalajara testificando con una mesa de libros y con reuniones en casa de la familia Gonzalo. Allí, aunque se convirtieron cinco de los miembros, pero no se pudo establecer iglesia. Después de un trabajo de siete años pasamos a Ávila, en donde fijamos nuestra residencia durante bastantes años. En esta ciudad el Señor estableció y consolidó una iglesia local. Desde Ávila se comenzó el testimonio con campamentos en Piedralaves. Fruto de esta labor se comenzó en Sotillo de la Adrada un testimonio con reuniones semanales periódicas.

    Mi esposo falleció en noviembre de 2001. Fue muy difícil para mi cuando él faltó. Pero he comprobado que lo que dice la Palabra de Dios acerca de que Él es el defensor de las viudas es algo totalmente cierto. De modo que está última etapa de mi vida también esta llena de satisfacciones, disfrutando de Su compañía y de Su ayuda como nunca y recibiendo de Él la alegría y el gozo de servir, como siempre, en pequeñas cosas.

Iglesia de Ávila

   En esta etapa actual resido en Soria y visito Ávila esporádicamente. Estoy involucrada en la evangelización en el Burgo de Osma, en las reuniones de mujeres, en la obra en Almazán, procurando atender además todo aquello que el Señor va poniendo a mi alcance.

ANTONIA MORENO

OBREROSOBREROS.html
INICIOBIENVENIDA.html
TEMAS DE ORACIONANTONIA_MORENO_files/ANTONIA%20MORENO_1.pdf